Tuesday, October 03, 2006

Adicciones

Cada noche al hacer el repaso mental de lo que acontece durante el día se da uno cuenta de lo débil que es el ser humano...
Rodeado por el silencio y una densa oscuridad, solo interrumpida por unos inexplicables fogonazos blancos que parten el cielo, y no hay tormenta. Entonces piensas... si hay fogonazos inexplicables que pueden partir la quietud de la noche, ¿qué no podrá partir la frágil voluntad humana? Y una vez probado se convierten en adicciones... Adicciones físicas, adicciones psicológicas o incluso adicciones sociales...
Y una vez que te conviertes en un adicto te das cuenta de que no eres más que un prisionero en garras de tu adicción, y es tan difícil de escapar como si estuvieses preso en una celda de alta seguridad, custodiado por un inmenso ojo que nunca se cierra y que controla cada resquicio de tu alma... Entonces es cuando te das cuenta de que has de escapar, y empiezas a buscar soluciones, a veces incluso desesperadas, pero siempre buscando esa ansiada fuga...
Sabes que el camino sera duro, pero siempre has de perseverar para proclamar tu independencia, por una vida libre de adicciones, ataduras o nada que pueda controlar o incluso alterar tu voluntad...

0 Comments:

Post a Comment

<< Home