Friday, October 06, 2006

Es lo que es, hay lo que hay

Fueron como una habitación de hotel sin pasado ni futuro
fueron lo que fueron porque Dios se empeñó en que fuera así
no quedó como constancia de su encuentro
más que el día, el año y mes en la pared
escrito con las uñas en el yeso de aquel viejo hotel.
Los dos sabían que los que los lazos del amor se hacen de espino
los dos sabía que quererse es condenarse hasta el final
los dos sabían que a menudo no es bastante un yo te quiero
pero vida no hay más que una y que yo sepa no dan más.
Por ahora no dan más, es lo que es hay lo que hay
por ahora no dan más
es lo que es hay lo que hay por ahora no dan más.
Y la noche de sus vidas se fue yendo como vino en un susurro
si valió la pena o no el tiempo dirá
se miraron a los ojos hasta verse el uno al otro el corazón
deseándose cuatro ases a la próxima ocasión.
Los dos sabían que los que los lazos del amor se hacen de espino
los dos sabía que quererse es condenarse hasta el final
los dos sabían que a menudo no es bastante un yo te quiero
pero vida no hay más que una y que yo sepa no dan más.
Por ahora no dan más, es lo que es hay lo que hay por ahora no dan más
es lo que es hay lo que hay por ahora no dan más.
Se miraron a los ojos hasta verse el uno al otro el corazón
si es que queda después de decirse adiós
deseándose cuatro ases a la próxima ocasión.
Los dos sabían que los que los lazos del amor se hacen de espino
los dos sabía que quererse es condenarse hasta el final
los dos sabían que a menudo no es bastante un yo te quiero
pero vida no hay más que una y que yo sepa no dan más.
Por ahora no dan más, es lo que es hay lo que hay por ahora no dan más
es lo que es hay lo que hay por ahora no dan más.

Finales...

Dicen que todo cuanto tiene un principio, necesariamente tiene un final... lo triste es que el final sea injusto y descarnado cual libro de Bukowsky... lo triste es que te acusen de cosas de las que ni siquiera tienes la culpa... lo triste es que ni siquiera sepas que es lo que se ha roto para que algo deje de funcionar...
A veces quiseramos tener las claves de todo, las soluciones de todo, pero eso raramente es posible... a menudo la solucion la encuentras donde menos lo esperabas, y en quien menos lo esperabas, o quiza en quien si que lo esperabas, quien seca tus lágrimas, quien te arropa por las noches, quien quizá ansíe darte lo que otros no supieron o no quisieron darte...
Cada noche seguira siendo la ultima y cada mañana la primera, como decia Lichis, y nosotros no tenemos más remedio que seguir combatiendo contra viento y marea en esta vida tan difícil que nos ha tocado vivir, a pesar de que otros arrojen la toalla en nuestros morros y luego pretendan culpabilizarnos de ello...
Nada es tan difícil ni tampoco tan fácil... a veces un dramático final te hace abrir las puertas de un esperanzador nuevo principio, y quizá eso sea lo que nos haga amanecer en un nuevo día...

Thursday, October 05, 2006

Esta noche (Esta puta noche...)

La oscura cadencia,
de la sangre y laberinto de...
La memoria y el niño que se ahoga en la sucia
charca del tiempo que....
Rumias sin sentido, la cajita de las ilusiones y...
pinta con hiel la sonrisa,
retorcida... casi rota.
Cuanto ruido corre por la cabeza, sordo murmullo
que no ha de parar.
En el dial de mis neuronas no encuentra la
frecuencia que....
Ponga olas de mar que acaricien la arena,
suave brisa que calme el dolor.
De esta noche, esta puta noche.
Huela el sudor de tu cuerpo
en las noche de magia,
al aroma del sol tatuado en tu vientre,
y me olvide de esta puta noche.
Ponga olas de mar que acaricien la arena,
suave brisa que calme el dolor
de esta noche, esta Puta Noche.
Es tan estrecha la senda,
que te arrastra hasta el final del sueño,
muerde tanto la herencia de un tiempo olvidado ya.
Paraíso de la paz,
inventado para jodernos bien,
Ahora y en la hora de Nuestra Muerte
Amen Señor....
Cuanto ruido corre por la cabeza, sordo murmullo
que no a de parar.
En el dial de mis neuronas no encuentra la
frecuencia que....
Ponga olas de mar que acaricien la arena,
suave brisa que calme el dolor.
De esta noche, esta puta noche.
Huela el sudor de tu cuerpo
en las noche de magia,
al aroma del sol tatuado en tu vientre,
y me olvide de esta puta noche.
Ponga olas de mar que acaricien la arena,
suave brisa que calme el dolor
De esta noche, esta Puta Noche.
Huela el sudor de tu cuerpo
en las noche de magia,
al aroma del sol tatuado en tu vientre,
y me olvide de esta ! Puta Noche !

Idiota


Wednesday, October 04, 2006

Reacciones ante la vida

Andaba yo pensando... ¿cómo reaccionamos los seres humanos ante la adversidad? ¿Cuál es nuestra manera de sobreponernos a las dificultades? Las respuestas no son fáciles, en absoluto, pero a una conclusión primera si que he llegado... Cada cual reacciona no sólo según su personalidad, que es el factor prioritario... Hay otro factor altamente influyente en cada reacción humana, y este es lo que podríamos llamar "las circunstancias" o "los condicionantes". Una misma persona no reaccionaría dos veces igual ante idéntica situación, siendo su personalidad la misma. He ahí donde entran en juego los condicionantes. Un comentario hecho a destiempo, o a desgana en una determinada conversación jamás sería motivo de enfado si no existieran unos condicionantes determinados...
Por ejemplo, el hecho de verte envuelto en una situación incómoda puede llevarte a una reacción inapropiada en un tema no relacionado con lo que primeramente te incomodaba... o una situación altamente gratificante puede conducirte a suavizar lo que en condiciones normales te habría supuesto un disgusto...
El secreto está en aprender a manejar esos condicionantes y a ignorarlos o magnificarlos según convenga, y no dejarlos influir en tu status habitual a menos que lo busques expresamente... la tarea es ardua, pero con práctica, los resultados son espectaculares, puedes llegar a manejarte a tu antojo en mares llenos de tiburones y capear temporales con la elegancia de quien no necesita luchar para salir adelante. Y, sobre todo, controlar los momentos q no desees estropear.

Tuesday, October 03, 2006

Corazón de Tango

Tuviste que decirme adiós,
calles hundidas a mis pies.
Para echarte en falta
hasta la muerte.
Y yo bailando
al ritmo de mis zapatos negros
como una veleta
fiel al viento
Corazón de tango tengo
el cuerpo de jota
y soy, un aprendiz de sinvergüenza
En brazos de la soledad
vendió su alma al diablo
y tu y yo brindando
por un adiós.
Vamos a engañarnos
y dime mi cielo
que esto va a durar siempre.
Perderme en tus brazos
dulce locura,
tú mi droga más dura.

Adicciones

Cada noche al hacer el repaso mental de lo que acontece durante el día se da uno cuenta de lo débil que es el ser humano...
Rodeado por el silencio y una densa oscuridad, solo interrumpida por unos inexplicables fogonazos blancos que parten el cielo, y no hay tormenta. Entonces piensas... si hay fogonazos inexplicables que pueden partir la quietud de la noche, ¿qué no podrá partir la frágil voluntad humana? Y una vez probado se convierten en adicciones... Adicciones físicas, adicciones psicológicas o incluso adicciones sociales...
Y una vez que te conviertes en un adicto te das cuenta de que no eres más que un prisionero en garras de tu adicción, y es tan difícil de escapar como si estuvieses preso en una celda de alta seguridad, custodiado por un inmenso ojo que nunca se cierra y que controla cada resquicio de tu alma... Entonces es cuando te das cuenta de que has de escapar, y empiezas a buscar soluciones, a veces incluso desesperadas, pero siempre buscando esa ansiada fuga...
Sabes que el camino sera duro, pero siempre has de perseverar para proclamar tu independencia, por una vida libre de adicciones, ataduras o nada que pueda controlar o incluso alterar tu voluntad...

Saturday, September 30, 2006

El silencio

Avanzan, como cada noche, incesantes, inagotables, ineludibles, las horas. Cierras los ojos y tratas de sentir el vacío acústico de la noche... todo lo invade el silencio, ese silencio mortificante, que puede llegar a atronar como el mayor de los estruendos, y vuelves a abrir los ojos y observas como a tu alrededor la quietud lo preside todo...
Entonces es cuando empiezan a llenar tu cabeza los recuerdos de lo acontecido durante el día... Piensas, recuerdas, sólo recuerdas, pues no es necesario ni pensar para hacer el repaso visual de lo que ha sido la última jornada. Vuelves a cerrar los ojos y miras sin ver: Euforia, alegría, seguida de cierto pesimismo y momentos de ansiedad, discusiones que jamás deberían haber existido, o tal vez sí, para hacerte saborear el dulce sabor de la reconciliación... después soledad, aburrimiento, al que siguen nuevos momentos de euforia y bienestar de mirar a los ojos a quien amas... para acabar de nuevo en la angustiosa soledad que acaba presidiendo todas las insomnes madrugadas... y sobre todo, silencio...
Ese silencio que golpea, que tratas de asesinar a base de música, pero que ésta rebota contra el en un tan infatigable como inútil intento de romperlo...
Silencio que acaba haciéndote su prisionero, y que sabes que es el principio del fin de tu día, y que más tarde o más temprano tendrá que llevarte de la mano hasta el placentero sueño, pero que hasta ese preciso y precioso momento, te mantendrá secuestrado y torturado, con el atronador estruendo de su silencio...

Friday, September 29, 2006

Nire aitaren etxea defendituko dut

"Nire aitaren etxea defendituko dut, otsoen kontra, sikatearen kontra, lukurreriaren kontra, justiziaren kontra, defenditu eginen dut nire aitaren etxea. Galduko ditut aziendak, soloak, pinudiak, galduko ditut korrituak, errentak, interesak, baina nire aitaren etxea defendituko dut. Ni hilen naiz, nire arima galduko da, baina nire aitaren etxeak iraunen du zutik".

"Defenderé la casa de mi padre, contra los lobos, contra la enferemedad, kontra la dictadura, contra la justicia, defenderé la casa de mi padre. Perderé haciendas, huertos, pinares, perdere corrales, rentas, intereses, pero defenderé la casa de mi padre. Moriré, mi alma se perderá, pero la casa de mi padre permanecerá en pie".

Thursday, September 28, 2006

Reflexiones de madrugada

A veces, casi sin darnos cuenta, nos asaltan temores que no esperábamos. Todo lo que parecía ser un remanso de paz de pronto se convierte en una jungla dispersa que nos confunde y nos arrastra hacia miles de millones de dudas e incertidumbres. Sería bueno saber qué extraño mecanismo impera en la mente humana para que, en situaciones extremas de agotamiento, soledad, o tristeza, haga aflorar verdaderas inquietudes que pueden robarnos el sueño. Cuando en ocasiones la luz comienza a escasear para ser devorada por la insondable oscuridad (que es lo único que existe que cuanto más crece, menos visible es) irracionales pánicos pueden asolarnos. ¿Habrá alguien vigilándome? ¿Estaré verdaderamente solo en casa?
Estos pequeños e irracionales miedos pueden reproducirse y generar miedos existenciales más irracionales... el miedo a la soledad, el miedo a la mentira, el miedo a la muerte... Todos ellos provocados por la certeza de que cualquiera de sus consecuencias nos heriría en grado extremo, lo que nos lleva al principal de los miedos: el miedo al dolor, el miedo a sufrir.
Este dolor, este sufrimiento, es lo único que es repudiado unánimemente por todos los seres, racionales e irracionales, pues todos sabemos la reacción de, por ejemplo, un perro, si le acercamos al fuego. Nadie, ningún ser vivo, desea para sí ni para sus allegados ninguna clase de sufrimiento, inevitable por otra parte en muchas ocasiones. En definitiva, la conclusión de todo esto supongo que habría de ser que no nos dejemos llevar por miedos irracionales que sólo nos generarán un estado de ansiedad que nos conducirá al agravamiento de nuestros propios y subyacentes problemas, por lo cual, mejor mantener la cabeza fría para evitarnos el sufrimiento, y para evitárselo a quienes amamos y nos aman.

Reflexiones de madrugada

Reflexiones de madrugada

Después de muchos vanos intentos de conciliar el sueño, me encuentro aquí, volcando mis inquietudes y necesidades sobre lo que virtualmente sería "la hoja en blanco".
Todos, alguna noche, alguna madrugada, hemos pasado por el no poder dormir, pero cuando esto se convierte en hábito, en rutina, la situación cambia de carácter; quiero decir, pasa de ser un vulgar insomnio ocasional a convertirse en un insomnio crónico que se vuelve desalentador a medida que avanzan las horas y sientes como tus párpados se niegan a cerrarse, y las noches se tornan en un lento discurrir de las horas ante tus ojos, mientras contemplas con asombro como desde las doce de la noche hasta las cinco de la mañana apenas has notado el paso del tiempo, como si no existiesen las cinco horas intermedias, y entonces es cuando te das cuenta de que son cinco horas de tu vida que jamás volverás a recuperar y que se han perdido para siempre...
Esto sólo pretende ser una especie de introducción y preaviso a lo que podréis encontraros en este blog, que, noche tras noche, irá creciendo a medida que mi propio interior se vaya vaciando.
Probablemente, habrá noches en las que el contenido de lo que escriba sera incompresible y totalmente inconexo, y habrá otras muchas noches en las que todo esto no vaya más allá de un mero desahogo, pero aún así, espero que encontréis útil o interesante algo de lo que pueda ser publicado aquí, que como cuyo propio nombre indica, no pretenden ser más que reflexiones de madrugada.